miércoles, 10 de junio de 2009

Hacía tanto tiempo...


Hacía tanto tiempo que no recibía un halago, que el otro día un hecho tan simple como puede ser el que una compañera me mandara un mensaje felicitándome por lo bien y lo claro que había hecho un power point casi hizo que se me saltaran las lágrimas (gracias Julia, aunque no leas mi blog).

Tamaña reacción sorpendiome por la magnitud de la emoción expresada y decidí hacer una pequeña sesión de autoanálisis para ver qué cables se me estaban cruzando en la corteza cerebral, puesto que no era para nada normal la fuerza con la que aquellos sentimientos afloraban en mí (la imagen de un geiser del parque de Yellowstone me viene a la cabeza, solo que en vez de vapor de agua con sulfuros y tal, grandes dosis de a saber qué coctel hormonal son esta vez el componente explosivo).

Tras largas divagaciones y entretenidas diatribas dirigidas hacia mi propia persona, logré dilucidar un escueto esbozo de qué es lo que me pasaba. De hecho la sensación no ha desaparecido, y se ha estabilizado en un vaivén de dolorosas punzadas de creciente intensidad.

Mi Freud interno me dice que hace tantísimo tiempo que no recibo un halago por cualquiera de mis méritos tanto académicos como personales, que he comenzado a infravalorar cualquier tarea que emprendo, hasta tal punto que eso está afectando a mi vida estudiantil de manera que no me siento ya ni motivado muchas veces para ponerme manos a la obra ya sea haciendo uno de los miles de putos trabajos que nos han mandado este curso (puto plan Bolonia, debería haberme informado mejor y haber ido a alguna manifestación...). Y lo peor es que se va agravando con los años, de manera que cada vez hago las cosas con menos ganas.


Se lo que estáis pensando muchos: Que no estudio porque no me sale de los huevos, porque soy más vago que la suela de un zapato, pero os digo una cosa: Ojo, lo más grave del asunto no es que no me sienta motivado para empezar a estudiar mierdas como la Ecología (Dios mío, cualquier clase teórica de cualquier asignatura de Biología que conlleve ese nombre es un potente narcótico garantizado, excluyendo tal vez a Ecología microbiana, al menos bajo la opinión de un humilde servidor), sino que directamente ni mis asignaturas preferidas son ya un plato exquisito y humeante puesto en la mesa y preparado para ser degustado sin demora alguna como fueron antaño. Directamente mi sed de saber se está apagando, por decirlo de una manera explícita y visual.

Supongo que lo que más duele es la traición que viene de dentro, y esta viene representada (a mi parecer) por el Calvo de gafas y Bernarda Alba, de los cuales no recibo ningún elogio desde vete tú a saber cuando. El otro día El gran masturbador recibió un 7 en historia [No me digas que no son buenos los apodos, mudo ;)] y sobre todo Bernarda Alba le felicitó por lo bien que lo había hecho con una sonrisa de oreja a oreja. ¿Y yo? Yo fui (y recalco el fui) un buen estudiante en bachiderato, pero lo único que conseguía cuando cosechaba un merecido sobresaliente era una frase del tipo "es tu deber" (esto puede parecer desprender cierto tufo de envidia cochina, pero sólo lo utilizo para apoyar el mensaje que quiero transmitir, en serio). Y tienen razón, es mi puto deber. Pero joder, ¿Acaso vas a gastar más saliva diciéndome que está cojonudo, coño? ¿Tanto cuesta decirme "Tío, menudo crack que estás hecho" o algo del estilo?

A decir verdad me he pasado un poco: En bachiderato algún elogio recibía. Pero tras meterme en la carrera, ni uno solo. Y sinceramente, es cuando más los habría necesitado. Para mí son como la gasolina que me permite seguir avanzando. No suelo ser una persona que se deje llevar por los comentarios de los demás, sobre todo los negativos, y más todavía si están poco fundados. Y es deber de los personajes arriba nombrados recalcar lo vago que me estoy poniendo, y lo mal que me está sentando la vida universitaria académicamente hablando. Pero para mí hay límites. Una cosa es comentarme lo vago que estoy, y otra es resaltar lo inútil, lo poco brillante y lo decepcionante que estoy siendo para ellos repetidamente especialmente en las comidas, que es cuando más los veo. Siento ponerlo así, pero no lo estoy tervigersando para nada. Sólo me he permitido el lujo de quitar la fina capa de eufemismos que adulteraba el mensaje subyacente.

Esto me provoca cierto estado de intranquilidad permanente al que los científicos titulan bajo el bonito nombre de "estrés".


Algunos pensarán "que bonito es echarles la culpa a los demás", pero se equivocan. No culpo de mi desastroso camino a los personajes comentados, ni mucho menos. Sólo les reprocho el no poder ver muchas veces a más de un palmo de distancia de sus ojos, y por tanto no darse cuenta de que en el fondo soy un tío que necesita algo de cariño y algún empujoncito de vez en cuando, joder. Algo.

Qué lástima no tener a los abuelos a mano cuando más se los necesita...


12 comentarios:

Gorzas dijo...

Buf, si tú supieses hasta qué punto te comprendo... Deberías de hablar con calvo con gafas y Bernarda Alba y explicarles tu situación, si pueden echarte una mano.

Ánimo.

Azrael dijo...

No creo que sirva para mucho. En temas como este siempre he quedado en la conversación como un "desagradecido que echa la culpa a los demás". Desgraciadamente calvo con gafas y Bernarda Alba no tratan con delicadeza y comprensión algunos temas, no como otros.

Argax dijo...

Sólo decirte que estuve por aquí. Que me flagelo por no haber venido antes lo que puede ser interpretado como una falta de interés por mi parte que pienso corregir a partir de ahora.
Opiniones y quebrantos por mail te van titi.

Karhunkynsi dijo...

Yo tb te comprendo y te digo que no te molestes en intentar explicarles nada xq no van a cambiar de opinion, los padres son unos desconocidos que solo nos ven, como has dicho, a la hora de comer y cuando volvemos a las tantas borrachos perdios o nos vamos un finde por ahí o simplemente nos tiramos en el sofá un domingo por la tarde de puro cansaos y nos vienen con "tienes el examen la semana que viene, no deberias estar estudiando?"

Nos conocen solo a medias y como ya no somos los niños pequeños a los que podemos manejar se incomodan y buscan otras formas de mantenernos bajo control

Xro eso es porque no nos ven en clase, ni estudiando en la biblioteca, ni saben que a veces siete horas no son mejor que cuatro bien aprovechadas, a ellos les queda muy lejos cuando fueron estudiantes (si lo fueron, que mis padres no) y como no saben como tratar con nosotros adquieren la postura "Soy el puto sargento de hierro y seguro que si cada dos minutos le recuerdo a mi hijo que tiene que estudiar y dejarse las tonterías será un hombre de provecho" y cada vez que apruebes una anual de doscientos cincuenta créditos no será por tu estudio sino porque ellos te dieron la brasa para que te pusieras a estudiar.


Mi consejo? no esperes ningún elogio xq "es tu obligación" es la guerra tio, si tus padres te hacen la vida imposible, págales con la misma moneda, no va a cambiar necesariamente el trato que recibas pero por lo menos les devuelves el sufrimiento y quien sabe, a lo mejor hasta corrigen su actitud.

En que consiste? Tus padres aunque no lo demuestren, te quieren porque eres su hijo y quieren que les devuelvas ese cariño. Pues desde ahora esos cabrones que te hacen la vida insufrible no deben recibir más cariño q el que recibiría tu casero que es lo q a efectos prácticos son, no les hables, ignóralos, llámalos por el nombre de pila incluso! son extraños que no significan nada para ti y puede que no lo reconozcan, pero les duele porque no dejas de ser su hijo, especialmente débiles en este aspecto son las madres.

Si llegan a notarlo y un dia deciden hablarlo contigo y preguntarte qué te pasa con ellos entonces tendrás la oportunidad de explicarles lo que has escrito en esta entrada y como no te dejaron más alternativa para llamar su atención que el chantaje emocional, no es que seas un cabrón, es que si no no te van a escuchar nunca!


Bueno tio para terminar el ladrillaco te diré que tú tienes que estudiar por ti y no por los demás, para que en unos años termines la carrera que querias estudiar, consigas un curro, te emancipes y puedas vivir la vida sin tener que darle explicaciones a NADIE y da gracias que sea dificil porque las cosas que merecen la pena lo son y eso es prueba de que vas por buen camino aunque no veas el final.

Te comprendo porque mis padres son iguales pero piensa que por lo menos tú estás en la carrera "haciendo algo", poco a poco avanzando... imagíname a mi ya tres años rompiéndome los cuernos(más bien dos)y al final como el principio. La vida es chunga tio

Azrael dijo...

Me encanta cuando escribo algo de esto porque todo el mundo curiosamente se siente identificado... pandemia tal vez? ^^

Gorzas dijo...

Azrael, conozco a tus padres y sinceramente creo que lo primero que debes de hacer es hablar con ellos. Cuéntales tu problema, tranquilamente, y que necesitas un poco más de apoyo y confianza. No se trata de culpar a nadie ni de mendigar halagos, sino de que sepan que necesitas un poco de apoyo. Enfrentarte a ellos, a tus problemas, es el primer paso. Si luego siguen con la misma cantinela al menos estarás un poco más aliviado porque sabrás que lo has intentado.

Eso sí, si sigues los consejos de Karhunkynsi sólo vas a conseguir que la situación sea aún más estresante. Tienes que enfrentarte a tus problemas, no huir de ellos.

Hombre, y pandemia lo que se dice pandemia... estamos en época de exámenes, el nivel de estrés aumenta en la población estudiantil. Mi caso es ligeramente diferente pero homólogo al que mencionas. Yo hice lo que te aconsejo y a mí, por lo menos, me fue bien.

Saludos.

Azrael dijo...

Ya veremos lo que hago. Es un tema delicadillo.

Karhunkynsi dijo...

y si no funciona lo que dice Gorzas no menosprecies el chantaje emocional

eρH ρoρ [t.a.f.k.a.epHedro] dijo...

Todo lo que hacemos es, a menudo sin que nos demos cuenta, un entrenamiento para los restos que puede ser muy útil más adelante.
La herida se protege con fibrina, lo que nos hace primero más vulnerables que si conserváramos el tejido original. Pero el colágeno es sólido, la cicatriz es más dura y permanece como recuerdo de lo que pasó.
Es curioso, pues todos tenemos momentos de herida, coagulación y cicatrización en nuestras vidas. Has sido dotado de una mente privilegiada que no sólo está entendiendo mi alegoría, sino que además entiende el proceso que entraña. Utiliza esa fuerza para aprender.
Si te sirve, cuando terminé de estudiar traducción e interpretación me di cuenta (y pensé que hasta podía ser tarde) de que eso de estar las horas delante del texto para verterlo de un código a otro no me iba a convencer tanto. Así que experimenté lo que todos llaman «la crisis de fin de carrera». Este tipo de procesos conllevan una alta carga de frustración y se vuelven especialmente autodestructivos. Pero tenemos más resortes útiles de los que imaginamos.
Date por abrazado, pequeño ser con gran corazón y dendritas inquietas.
Bola extra: la palabra del captcha es
«chanat». Hay qué ver qué graciosos los hados cuando les da.

elmudo dijo...

Ya ves que todos más pronto o más tarde pasamos por lo mismo. Lo que a mí me tocó fue ver a mi padre señalándome y diciéndole a una compañera suya: "este ha sido la mayor decepción de mi vida".

Pero si uno se fija demasiado en estas cosas es muy difícil salir adelante. Simplemente aprendes que estás sólo ante tu propia vida, que es lo natural; que la familia se acabó porque tu familia de ahora en adelante será la que tú escojas, la que tú construyas.

A mí me parece bien, porque la alternativa son los clanes, estilo gitano, y para mi gusto es peor.

Un beso muy cariñoso, y cuando tú quieras te enseño a hacer mamaditas... ;-)

Anónimo dijo...

Ni si quiera sé cómo como ponerme un nombre en esta entrada,no leo blogs por ahí, no soy gran internauta y no te conozco (o tal vez sí) pero a veces leo tu blog. ¿Por qué? Creo que eres la ostia. Me gusta tu forma de expresar y sobre todo esta entrada, a mi ver, es más rara que las halófilas cuadradas. En un blog plagado de cosillas divertidas y chorradas varias se alza una reflexión, la expresión de un sentimiento común, nada nuevo para muchos y a la vez tan personal para ti. Me sorprende ver que aun hoy día exista gente que siente, que carece de cierto pasotismo y además es capaz de decirlo siempre impregnándolo con una ironía muy divertida. Me gusta.
Tus padres son padres y como tales actúan como saben, creo que no es tarea fácil. ¿No te dan lo que necesitas? Ya lo harán y si no, ya lo aceptaras. Un paso es empezar por pedírselo directamente o dejar de pedírtelo a ti mismo sin manifestárselo a ellos. Desmotívate o haz lo que te salga de las pelotas pero no cejes en tu empeño de terminar la carrera, lo peor está por venir, pero también pasará.
Un día encontraras que los demás reconocen tu esfuerzo, valoran tu capacidad, cuando tus padres vean eso entonces empezarán a pensar que verdaderamente eres algo más que un joven gandul, sus cortas miras les impiden valorar ciertas cosas a no ser que “gente que sabe mucho” (como dice mi abuelo) sepa hacerlo, entonces amigo mío, si ellos lo dicen es que será verdad. Es ignorancia, es no saber que llevas entre manos, es miedo a que abandones su inversión ahora que aún no tienes nada (a su ver), es no comprender tus necesidades porque muchas veces no se las hemos sabido expresar. Aunque no os lo creáis las relaciones con los padres evolucionan si nosotros queremos, sino no. De todas formas ten clara una cosa, se tiende a exigir a quien puede dar de sí, a quien no, se le dan palmaditas en la espalda para que por lo menos consigan mear por si solos, seguramente sea esa la diferencia entre tú y “el gran masturbador” (jaja que jodio eres dando nombres)
En cuanto al “consejo” de karhunskynsi creo que nunca hay que morder la mano que te da de comer. Generar conflicto solo genera más conflictos.
Durante la carrera las motivaciones se van perdiendo por el camino,y mas en biología...Tu encontraras alguna y sino la encuentras en un sitio lo harás en otro. Eso sí, no pienses demasiado en estas cosas porque la época de exámenes,además de entar muchas ganas de follar, es la peor para animarse y la mejor pa rayarse, asique supongo que tu próxima entrada será en septiembre…
Ánimo!
(viva la filosofía barata que te metio!la madre que me parió a mi tb!)

Azrael dijo...

Gracias por tu comentario Anónimo. Me gusta que de vez en cuando haya alguno distinto a los de los colegas de toda la vida, y más si es dando consejos como los tuyos.

Efectivamente, mis próximas entradas serán en Septiembre. Un saludo y hasta entonces!